Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» The Devils Cry - Afiliación Normal
Dom Abr 28, 2013 3:14 pm por Invitado

» Other World {RPG Naruto/Inuyasha} élite - cambio de botón
Sáb Abr 27, 2013 5:49 pm por Invitado

» Fatal Liberty Rol [élite]
Sáb Abr 27, 2013 1:58 pm por Invitado

» Jutsus Creados [Zess]
Miér Abr 24, 2013 12:27 pm por Zess

» Armamento Del Rey Azul
Mar Abr 23, 2013 2:09 pm por Reisi Munakata

» Ausencia [Kou]
Mar Abr 23, 2013 1:15 pm por Reisi Munakata

» Liga shinobi; Pelea 4
Lun Abr 22, 2013 10:12 am por Kou

» Hola sisi claro
Dom Abr 21, 2013 5:29 pm por Gurin Gake

» muajajajaja etto de regreso..yo y el metal tanbn :D
Sáb Abr 20, 2013 8:58 pm por Toroi



Actualmente nos encontramos en el año
850




INVIERNO
Konoha:El clima frio aumenta, la mayoria de los dias de la semana nieva; los rios se congelan y hay nubes permanentes en el cielo.
Kiri: La niebla aumenta su espesor., las nubes cubren el cielo, hay mucha nieve y hielo. Las ventiscas son muy comunes y siempre nieva.
Oto: Un clima frío, pocas veces nieva y los ríos y lagos tienen una muy fina capa de hielo.


¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 16 el Dom Jul 14, 2013 3:06 am.

Afiliación Hermana



[El inicio] Aniquilación – Matanza en el Templo Sennin

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[El inicio] Aniquilación – Matanza en el Templo Sennin

Mensaje por Tayuya el Lun Ene 21, 2013 11:58 am

El templo senin, no… el grandioso templo senin. Ubicado en uno de los países más grandes jamás limitados y por encontrarse allí la locación exacta de este importante templo, uno de los más reconocidos del este mundo ninja en formación. Este (el templo) era el hogar de la actual dinastía senin, conjunto de 3 ninjas hasta ahora en entrenamiento, y así mismo había albergado en la antigüedad a las anteriores dinastías, y en su origen… al poderoso sabio de los seis caminos. Reconocido casi un Dios por muchos de los habitantes de la zona, aunque no para Tayuya Nara, pues ella, como su abuelo… reconocían a Rikudou Senin simplemente como un farsante, un hombre inescrupuloso y elitista, quien eligió a la primera dinastía bajo sus propios preceptos morales, ¡el maldito escogió a su propia familia!, sus tres hijos conformaron la primera y hasta hoy reconocida, mejor dinastía senin. Y la razón por qué Tayuya, miembro actual de la tercera dinastía odiaba a aquel hombre casi tanto como su abuelo, era precisamente aquello que hizo al escoger al mas grandioso grupo de ninjas que se ha visto. El Tatara-abuelo de Tayuya, un experto en el arte que el mismo ayudo a desarrollar, el ninjutsu, era hermano de Rikudou senin, y uno de los más fuertes candidatos a convertirse en miembro de la primera dinastía. Pero cuando fue rechazado por su propio hermano, Zakon, tátara-abuelo de tayuyá juro venganza; pero murió de viejo sin poder cumplirla.

Es por eso que la joven Nara, luego de consagrarse como una de las Kunoichis más fuertes de su Clan –miento, de hecho era la mejor de su clan- había legado hasta el templo senin y convertirse en una de sus miembros. Su intención desde un principio, aunque aún no conocida por nadie, era acabar con esa farsa… escogida no por merito individual sino consanguíneo. “Palanca”, “apadrinamiento”, o simple recomendación personal, era la fórmula para entrar al templo sennin y convertirse en un miembro de la dinastía; o al menos eso pensaba Tayuya, quien en cambio de los demás se había ganado el puesto con el sudor de su frente, con trabajo duro y lágrimas de sangre. Tanto trabajo que le había costado llegar hasta aquí pronto seria recompensado. Tayuya era la numero uno dentro de los actuales miembros de la dinastía, aunque no por eso era la mejor de los tres; sino por sus habilidades y lo que era capaz de hacer con ellas. Datada de una inteligencia superior, la arrogancia no tardo en apoderarse de ella, el egocentrismo y demás cualidades de una persona que simplemente se cree superior llenaban completamente la personalidad de la joven Nara.

El día por fin había llegado, el día en que Tayuya acabaría con la mentira que el mundo entero se había tragado por más de un siglo de existencia. Los otros dos miembros de la actual dinastía habían salido de viaje con uno de los guardias del templo en dirección al país del agua, lugar en donde tenían asuntos administrativos que tratar, mientras que la joven Nara se había quedado en el templo luego de fingir una intensa gripe. Dos semanas habían pasado ya, desde que uno de los miembros de la segunda dinastía había fallecido, el tutor de Tayuya y quien había visto en ella el talento suficiente como para traerla al templo. Probablemente eso era lo que estaba esperando la joven Nara, pues… ¿seria capaz de asesinar a su tutor?, aquel que le había brindado la oportunidad perfecta, y sin saberlo, de cumplir la venganza de su tátara-abuelo… probablemente si, ella no lo dudaba; pero desde que callo en cama enfermo, prefirió esperar a que muriera por causas naturales. Los otros dos miembros, ancianos ya, estaban en sus aposentos gozando de los buenos tratos que los cientos de sirvientes hacían para ellos.

-Disfruten mientras puedan…- Anuncio Tayuya a la Luna llena que adornaba la hermosa noche, preparada ya para irrumpir en el templo.

_________________
Narracion + Dialogo + Pensamientos
avatar
Tayuya
Jounnin Élite
Jounnin Élite

Mensajes : 35
Fecha de inscripción : 18/01/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [El inicio] Aniquilación – Matanza en el Templo Sennin

Mensaje por Tayuya el Lun Ene 21, 2013 4:22 pm

Matarlos a todos. ¿Cómo?, de la mejor forma posible para un buen estratega militar; un ataque desde adentro. Pero el templo senin, siendo tan importante, estaba dotado de una seguridad que pocos podrían disfrutar, pues ni siquiera los propietarios de los países, viejos que habiendo hecho fortuna mediante medios ilegales pero que nadie se atrevía enfrentar, los llamados feudales, tenían tan grande seguridad. Cien eran los hombres que custodiaban el templo, y otros cien eran los sirvientes (entre camareros, mucamas, jardineros y demás) que atendían a los miembros de las dinastías. En el día, el templo estaba abierto para estudiantes ninja, quienes tenían el placer de entrenar allí por una módica suma de dinero (de hecho, eran miles de Ryos); tal vez los únicos oponentes indicados para Tayuya…. Es por eso que la joven Nara prefirió atacar de noche, cuando la seguridad fuera más débil. La gigantesca Luna llena adornaba el cielo y el escás de nubes hacía de esta una noche simplemente maravillosa. Siendo la media noche, Tayuya se aseguró de calcular la posición de cada uno de los hombres de la seguridad y de la servidumbre. 50 miembros encargados de la seguridad rodeaban los 800 metros que constituían el templo, mientras los 50 restantes esperan –dormidos- en una construcción solo para ellos el cambio de turno. 97 miembros de la servidumbre estaban en las mimas circunstancias, durmiendo después de un largo día de trabajo y en espera del que llegaba, dos estaban pendientes de las peticiones de los ancianos, miembros de la segunda dinastía y uno más, se había marchado con Chouji y Guren. Finalmente, durmiendo también plácidamente, los ancianos de la segunda dinastía que aun Vivian. Uno perteneciente al clan Yotsuki y una más -mujer- del clan hyuga.

Tayuya había planeado aquel golpe durante meses, y cuando la misión al país del agua se dio para los miembros actuales, fingió tener gripe para no viajar con ellos y poder quedarse en el templo. Tenía calculado como acabar con cada uno de los miembros de la seguridad y la servidumbre, y así mismo con los ancianos de la segunda dinastía; sería algo sencillo y rápido. Lo primero que debía hacer era encargarse de los miembros despiertos de la seguridad, así que empezó por el costado sur. 13 hombres, entre ellos algunos ninjas experimentados rondaban el cuadrante. Tayuya, de pie sobre el muro que se levantaba en la puerta sur, tomo su flauta y empezó a tocar… era algo que hacía con frecuencia en los alrededores del templo, haciéndolo intencionalmente para que todos los guardias, al escucharla, supiera que era ella. Era una melodía tranquila, de hecho, demasiado relajante; siempre que la tocaba nada sucedía pues lo hacía con ese propósito, solo que hoy…. Luego de su melodía, varias plumas blancas empezaron a caer del suelo. Los guardias, quienes escucharon la melodía supieron de inmediato que era ella, pero como era algo que la joven Nara hacía con frecuencia en los alrededores no le prestaron mucha atención y se dedicaron a disfrutar de la hermosa melodía. Cuando se percataron de las plumas, ya era demasiado tarde; Tayuya los había llevado a un genjutsu inofensivo a través del sonido de su flauta. Tardaron solo segundos, en quedarse completamente dormidos. Hizo una pausa en su interpretación, bajo hasta los cuerpos tendidos en el suelo, ya dormidos por el efecto de su música, y les rebano el cuello a cada uno. Una muerte limpia e indolora. Así lo hizo con la puerta norte, este y oeste, asesinando sin compasión a los primeros 50 guardias encargados de la seguridad nocturna.

-Tan sencillo como hacer Té- ; pensó al degollar al último de ellos.

Una vez acabo con ellos, se dirigió sin interrumpir el silencio de la noche a la construcción en donde el resto de los cincuenta guardias dormirían y les encerró allí adentro, trancando las puertas y ventanas por el exterior para que en caso de que quisieran salir, no pudieran hacerlo. Asi mismo, ato hilo ninja a decenas de sus kunais y fabrico trampas con sellos explosivos, de tal forma que si alguien quería salir se activaran más de 200 sellos explosivos que acabarían con la construcción. Lo mismo hizo con la construcción en donde descansaba la servidumbre, casi agotando la totalidad de los sellos explosivos que eran usados en los entrenamientos de los estudiantes del templo. Pero no hizo nada más, aun no era momento de activar la trampa. Hecho esto se dirigió al fin, a la habitación de los dos ancianos pertenecientes a la segunda dinastía; su verdadero reto empezaba a partir de ahora.


-------


Arma Utilizada:
Flauta Demoníaca (Mateki)
La principal habilidad de los Akasuna es el manejo de los hilos Es una arma capaz de lazar genjutsus y controlar a los Doki tocando una melodía específica. Si el oponente reconoce el movimiento de sus dedos se puede predecir sus movimientos. Esta flauta esta hecha de un material muy fuerte, tanto como para ser usada como reemplazo de un kunai.
(El arma podrá ser cambiada por cualquier otra que el usuario cree; Como una guitarra, una armónica y demás instrumentos musicales, esta no costara nada si se tiene entrenadas todas las técnicas de su rango ademas de la especialidad. *No se puede tener la flauta mas el arma creada*

Jutsu Utilizado:
Nehan Shōja no jutsu(Técnica del templo de Nirvana).
Genjutsu que consiste en hacer que un gran número de objetivos dentro de un área en específica, entren en un sueño profundo; este efecto tarda un tiempo en consumarse. Debido a la demora del efecto el jutsu también crea dentro del punto de vista del blanco, que aparezcan como si varias plumas estuvieran cayendo del cielo, esto sirve como una distracción para permitir que el jutsu haga efecto; sin embargo, esto puede alertar a cualquier ninja experimentado el cual tiene bastante tiempo para disiparlo. Este jutsu se debe anular en el momento en que este no ejerza efecto sobre el usuario, ya que una vez realizado completamente él no será capaz de liberase por si mismo debido a que estará dormido.

Primer turno: posibilidad de disipar el jutsu
Segundo turno: rival dormido

_________________
Narracion + Dialogo + Pensamientos
avatar
Tayuya
Jounnin Élite
Jounnin Élite

Mensajes : 35
Fecha de inscripción : 18/01/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [El inicio] Aniquilación – Matanza en el Templo Sennin

Mensaje por Tayuya el Lun Ene 21, 2013 5:38 pm

♫♪ Tarara-ra-tararará…. ♫♪

Tayuya tarareaba con entusiasmo y una paciencia extraña, la misma melodía que había entonado hace tan solo instantes y gracias a la cual había podido asesinar a los miembros despiertos de la seguridad. El reloj marcaba la 01:00 am, y la joven Nara se acercaba caminando hasta la construcción más grande del templo, donde estaban ubicadas las habitaciones de los ancianos. Aquellos que una vez fueron sus senseis. En esa misma construcción estaba su habitación, solo que en un piso más bajo… por lo que sabía que dos miembros de la servidumbre eran los únicos, aparte de la anterior dinastía que se encontraban allí. Entro tan tranquila como hasta ahora se mantenía, subió las escaleras y se ubicó tras el pasillo que daba ingreso a las dos habitaciones. Antes de descubrirse completamente, recostó su espalda sobre la pared y cuidadosamente asomo la cabeza para saber quiénes estaban en el pasillo. Así confirmo que eran dos las personas allí, cada una afuera del cuarto de los miembros de la segunda dinastía. Dio un paso atrás, y tocio con fuerza, con la intensión de que fuera escuchada. Ambas personas se dieron cuenta de ello y notaron que algo estaba mal. No eran los únicos en el piso número 3. Luego de algunas miradas extrañadas entre ellos, uno de los miembros de la servidumbre se acercó un poco y pregunto, con una voz un poco ronca, si había alguien en el lugar.

- ¿¡Quien anda ahí!? – repitió un poco más fuerte, aunque con cuidado de no despertar a los ancianos. Al no obtener respuesta, se acercó un poco más hasta que giro al final del pasillo perdiéndose de la vista del otro guardia. Tayuya había subido a la parte más alta del techo, sosteniéndose allí con ayuda de sus brazos y piernas… el guardia continuo con pasos lentos sin darse cuenta de aquello, ubicándose exactamente bajo la joven Nara. Esta, simplemente se dejó caer sobre él y en una maniobra dicta de un ninja de su clase, coloco cada una de sus palmas en un lado de la cabeza de aquel… al girarlas con fuerza provoco que el tallo craneoencefálico del guardia se desprendiera de su columna vertebral produciendo la muerte inmediata. No lo vio venir. Pero el sonido del suelo, al caer desde el techo y eventualmente del cuerpo del ya muerto guardia caer alerto al otro sobre la presencia de alguien más. Corrio hasta la ventana y saco su silbato para avisar a los guardias que aun dormían. Tomo tanto aire como pudo para soplar su silbato y….. no pudo hacerlo, a la hora de exhalar el aire, ya tenía un kunai clavado a su espalda, arrojado desde la posición de Tayuya. Un problema menos de que preocuparse.

El tarareo ahora era mental, pues debía cerciorarse de no hacer ningún ruido violento para que ninguno de los ancianos despertara. Entro a la habitación del primero -yotsuki- y se acercó a su cama. Lo vio dormir tranquilamente, casi roncando… hizo un sello de manos y uso la luz de una vela encendida en el cuarto para hacer que su sombra tomara la del cuerpo dormido del anciano sennin. Al estar dormido prácticamente no lo noto; claro…. Hasta que la misma sombra tomo forma de mano y empezó a estrangularlo. Tayuya uso tanta fuerza tomo le era posible, despertando de inmediato al anciano yotsuki; aunque claramente no podía moverse, continuaba aprisionado por la sombra de la joven Nara. Sus ojos eran los únicos que desesperadamente se movían observando la sonrisa de Tayuya viéndolo morir con lentitud y sufrimiento. El anciano Yotsuki fue difícil de asesinar…. Tuvo que durar poco más de un minuto usando toda su fuerza para estrangularlo, pero finalmente, murió, quedando en su expresión un gesto de pánico y desesperación. La joven Nara tuvo que respirar un poco para pasar a la siguiente habitación y hacer lo mismo con la anciana Hyuga. Afortunadamente ella no dio tanto trabajo. Y, habiendo hecho su trabajo en la estructura principal, no faltaba mas que dejar un mensaje a sus compañeros de equipo. Uso la sangre aun tibia de los ancianos asesinados para escribir en la pared del lugar un lindo recordatorio para Chouji y Guren.


USTEDES SON LOS SIGUIENTES



Y así como entro, salió del lugar, tranquila y tarareando su canción favorita. Una vez cruzo todo el campo hasta ubicarse en la puerta principal, se ubicó en la muralla con cuidado no pisotear ninguno de los cuerpos sin vida de los guardias allí tendidos y observo, por última vez, el templo de la dinastía sennin. - Aaaah - suspiro con alivio, - Al fin se ha hecho justicia, Abuelo….- Saco sus últimos dos kunais, cada uno con un sello explosivo y desde allí los arrojo con fuerza a cada una de las construcciones que albergaban a los empleados aún con vida. Habiendo dejado allí aquellas trampas explosivas, solo basto con que hiciera explosión el kunai que había lanzado para que desencadenara, en cada construcción, las demás explosiones de los papeles bomba, destruyendo la construcción e incinerando lentamente a los que dormían tranquilamente en su interior. Casi parecían fuegos pirotécnicos, las construcciones se incendiaban con rapidez. Era una lástima que estuvieran construidas de madera; su incineración se aceleraba cada vez mas. – Ya podemos descansar en paz – pensó finalmente, antes de dar la vuelta y marcharse caminando, entonando la misma canción con su flauta demoniaca; melodía que adornaba perfectamente con la luz que daban las llamas que consumían lo que quedaba del templo sennin.


-----------------

Jutsu Utilizado:
Kagemane harui
El nara estira su sombra para apresar a su adversario con la intención de subir un tentáculo de su sombra hasta el cuello, al cual intentará oprimir para que su enemigo quede inconsciente. Si en su siguiente turno siguiera lo mataría por asfixia.

_________________
Narracion + Dialogo + Pensamientos
avatar
Tayuya
Jounnin Élite
Jounnin Élite

Mensajes : 35
Fecha de inscripción : 18/01/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [El inicio] Aniquilación – Matanza en el Templo Sennin

Mensaje por Chouji el Miér Ene 23, 2013 11:55 am

Flashbacks

Los pies del hombre parecían volar por el suelo del país del agua, por una de las calles mas pobladas de la zona un hombre de unos 50 años de edad que era dueño ya de varias canas y unas arrugas que marcaban su rostro partiéndolo en pequeños sectores corría a toda velocidad por el lugar esquivando a los aldeanos que de seguro estaban haciendo todas sus compras diarios para poder comer, vestirse etc. El trabajo de este hombre no era otro mas que el de mensajero y hace no mas de 15 minutos un halcón mensajero se había detenido en sus instalaciones con lo que podría ser la mas grande de las noticias que el debiera de transmitir, el comienzo de una gran revolución entre los ninjas descansaba en sus manos escrito en un pergamino que parecía mas antiguo de lo que en realidad era, él no había leído el interior del mensaje pero el nombre que ponían como destinatario del mismo no era nada menos que “Chouji-sama” como lo nombraba el pergamino, el ninja de la dinastía sennin que había sido elegido como el camino del cuerpo era su destinatario y debajo y en letras rojas el que escribió el mensaje se había tomado la molestia de poner con letras rojas y bien grandes: “IMPORTANTE”

Entro al edificio donde le dijeron que se estaba llevando a cabo la reunión de negocios de Chouji con uno de los empresarios mas grande la zona, aunque a él poco le importaba esto simplemente entro y pregunto a la chica de la administración sin querer ocultar su apuro, ni mucho menos su emoción. – Chouji-sama, tengo un mensaje urgente para él. – exclamo sin que sus pies apenas dejaran de moverse, la muchacha de la administración que parecía tener unos 30 años de edad de cabello oscuros y una piel blanca como la nieve exclamo sin apuro ninguno. – Esta en una reunión importante en el primer piso. – hizo una pausa para tomar aire y para volver a hablar diciendo – Pero es muy importante no debería interrumpir-- - ya era demasiado tarde el mensajero ya había reanudado la carrera saltando de par en par de escaleras dejando caer algunas gotas de sudor por su frente, observo a lo lejos lo que parecía la sala mas grande y la abrió. - ¡Chouji-sama! – exclamo lo mas fuerte que pudo, pero mientras intentaba que alguien se girara como reconociendo su nombre se dio cuenta que en aquel lugar no había nadie que pareciera un ninja, todos estaban vestidos demasiados elegantes, antes de que alguien pudiera decirle que allí no estaba quien se encontraba él siguió corriendo y probo con la segunda de las puertas. - ¡Chouji-sama! – esta vez acertó con la puerta y el gigantón lo miro con mala cara al notar que interrumpía su importante reunión, sin mediar palabra alguna el hombre entrego el mensaje firmado con el sello oficial de la dinastía sennin al muchacho y se retiro haciendo una reverencia. – Los mensajeros de por aquí son muy extraños. – dijo Chouji siquiera antes de comenzar a leer el mensaje que este le traía, abrió el pergamino y sin mucho apuro comenzó a leer las líneas. No lo creía, era simplemente imposible lo que le estaban diciendo, decidió volver a releer ya por quinta vez aquellas líneas, el mensaje era claro y había mucho problemas en su hogar, su regreso debería ser mas rápido de lo esperado, sin mediar palabras con el empresario el gigantón salio por la puerta caminando lentamente, aun estaba aturdido por la noticia que acababa de recibir y un grito de furia, dolor y tristeza con un poco de incertidumbre mezclada salio del interior de su cuerpo. - ¡No es posible! –


Fin flashbacks

El camino hasta el país del fuego desde el país del agua no era tanto, pero era claramente necesario un barco para poder llevarlo acabo y según le parecía a Chouji, habían elegido el barco mas lento de todo el puerto, el viaje fue hecho en tiempo record en un total de largas 8 horas donde ninguno de los marineros pudo descansar, eso para Chouji fue mas que una eternidad y ni siquiera se despidió de los marineros antes de tocar tierra y subirse a una carreta que lo estaba esperando para seguir el viaje, los caballos que lo llevaban parecía quejarse de su peso, pero el hombre que manejaba las carreta no los dejaba descansar en aquella situación descansar no era una opción. Había pasado casi un día desde que recibió la noticia y el joven akimichi aun intentaba asimilar lo ocurrido y tenia que verlo con sus ojos para poder creerlo, llegaron a las puertas del templo, mas exactamente a la muralla que lo rodeaba.

Los ojos de Chouji estaban secos, ni una bendita lagrima podría salir de ellos, había visto su casa destrozada cuando no era mas que un niño y no creía soportar ver la misma escena dos veces en su corta vida, era demasiado y quería evitarlo, pero otra parte de su ser le daba fuerzas, tal vez la semilla de la venganza comenzaba a implantarse en su corazón. Bajo de la carreta y sin mediar palabras entro al lugar para comprobar con sus propios ojos, dos de las estructuras secundarias del templo; el lugar en que dormían los guardias y donde la gente que les servia estaban completamente destrozadas y aunque ya habían limpiado todos los cuerpos del lugar aun se podía sentir los gritos de dolor y agonía de aquellas personas que sin tener nada que ver eran victimas de una masacre que carecía de todo sentido, camino y camino por entre los escombros intentando recordar como era aquel lugar antes de que aquello hubiera sucedido, pero le era imposible, tan solo al girar la cabeza de lado a lado se sentía nuevamente destrozado, su hogar había muerto ya por segunda vez.

Entro a la estructura superior, esta permaneció intacta ante las explosiones pero el lugar dentro era una total masacre. Parecía una pintura de uno de esos artistas que solo usaban un color, en este caso el color elegido era el rojo carmesí de la sangre ya seca de las personas asesinadas, camino entre manchas de sangre mientras observaba como la gente intentaba limpiar el lugar, seguía sin poder decir apenas una palabra. Camino por entre los pasillos del templo, iría a ver a quien él había adoptado como su padre, el lugar donde el segundo camino del cuerpo estaba viviendo el último tiempo de su vida donde su cuerpo ya no era tan eficiente como en otros tiempos, entro al lugar, todo parecía normal. No había gran despelote en aquel lugar tan solo la cama estaba un poco desarmada y la mancha de la pared, un mensaje escrito con sangre. Claramente las muertes habían sido mientras dormían, eso tal vez sirviera de anestesia para su dolor, no parecían haber sufrido demasiado, se acerco al mensaje escrito por sangre como si necesitara lentes para leer lo que allí decía, como si sus ojos le estudian fallando y mintiéndole, aquellos no podía ser cierto. Leyó el mensaje, pero no dijo una sola palabra. Apoyo suavemente su puño contra la pared en que estaba escrita y desalojo toda su ira de un solo puñetazo contra el sádico mensaje, había hecho crecer uno de sus puños para que el daño dado por su golpe sea más efectivo y la pared cedió con gran facilidad destruyéndose al contacto. – Llamen a Guren y díganle que la espero en la aldea Koga, la mas cercana a es templo. – Nadie discutió su decisión, nadie decía una palabra, excepto el cielo que al parecer quería expresarse, el cielo comenzó a llorar. Una lluvia leve pero intensa comenzó a inundar el lugar como tratando de limpiar con agua, las manchas que el dolor deja.
avatar
Chouji
Jounnin Élite
Jounnin Élite

Mensajes : 12
Fecha de inscripción : 19/01/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [El inicio] Aniquilación – Matanza en el Templo Sennin

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.