Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» The Devils Cry - Afiliación Normal
Dom Abr 28, 2013 3:14 pm por Invitado

» Other World {RPG Naruto/Inuyasha} élite - cambio de botón
Sáb Abr 27, 2013 5:49 pm por Invitado

» Fatal Liberty Rol [élite]
Sáb Abr 27, 2013 1:58 pm por Invitado

» Jutsus Creados [Zess]
Miér Abr 24, 2013 12:27 pm por Zess

» Armamento Del Rey Azul
Mar Abr 23, 2013 2:09 pm por Reisi Munakata

» Ausencia [Kou]
Mar Abr 23, 2013 1:15 pm por Reisi Munakata

» Liga shinobi; Pelea 4
Lun Abr 22, 2013 10:12 am por Kou

» Hola sisi claro
Dom Abr 21, 2013 5:29 pm por Gurin Gake

» muajajajaja etto de regreso..yo y el metal tanbn :D
Sáb Abr 20, 2013 8:58 pm por Toroi



Actualmente nos encontramos en el año
850




INVIERNO
Konoha:El clima frio aumenta, la mayoria de los dias de la semana nieva; los rios se congelan y hay nubes permanentes en el cielo.
Kiri: La niebla aumenta su espesor., las nubes cubren el cielo, hay mucha nieve y hielo. Las ventiscas son muy comunes y siempre nieva.
Oto: Un clima frío, pocas veces nieva y los ríos y lagos tienen una muy fina capa de hielo.


¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 16 el Dom Jul 14, 2013 3:06 am.

Afiliación Hermana



Perdida en la niebla

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Perdida en la niebla

Mensaje por Guren el Sáb Feb 16, 2013 4:25 pm

Una figura femenina avanzaba caminando lentamente entre la niebla, sus pisadas se podían oír desde buena distancia pero no porque llevara tacos o algo así, sino que esto se debía a la desolación y el silencio que había por el lugar que ella usaba para caminar; caminaba por la propia agua. Como todos los shinobis Guren tenía cierta habilidad muy interesante con su chakra la cual le permitía enviar pequeñas cantidades a sus pies para poder trepar por los árboles o las paredes y en niveles mayores –como el que tenía Guren- caminar por la propia agua. La humedad y el frío del lugar comenzaron a hacerse presente mientras seguía caminando, la verdad era que había ido hasta aquel lugar porque le habían dicho que la gente era muy buena y muy trabajadora y como necesitaba “guerreros” para la guerra que había comenzado contra Tayuya desde la sombra, aquel parecía un buen lugar. Además de aquello el muelle que le proporcionaba aquella aldea era sin duda una buena ocasión para comenzar a comercializar con otras grandes ciudades, de esta manera la ciudad crecería. Con todo esto en mente el frío del lugar inundo las femeninas manos de Guren quien se vio obligada a sacar del bolsillo de su campera unos guantes color azul oscuros los cuales se puso con delicadeza. Soltó una sonrisa al observar donde se encontraba, estaba a tan solo 500 metros del muelle y parte de la infraestructura del lugar se podía observar desde aquel punto.

El lugar estaba hecho de madera, la madera debido a las condiciones de extrema humedad del lugar se encontraba deteriorada y apenas era posible caminar por ella – al menos desde la “extranjera” vista de guren, en realidad es posible caminar por la misma –la construcción no era gran cosa y tenia a ella anclados un total de 4 barcos, tres pesqueros –fácil de distinguir por la franja color roja que los representaba- y uno mas grande, que igualaba el tamaño de los tres pesqueros juntos (o mas o menos) que era de color negro, a la vista de ella parecía un crucero, pero en realidad era el medio de transporte de los villanos del lugar.

Llego a tierra firme subiendo por un puentecito que había al costado del muelle, el cual era para que bajaran al mar a las lanchas mas pequeñas que no tenían gran tamaño y no tardo demasiado en llegar hasta el centro “comercial” del muelle, donde todos los lugareños no pararon de mirarla ni por un momento, pero a la vez nadie le hablaba, tenia que romper el hielo. – Hola señora, yo vengo de… - antes de poder siquiera terminar su frase la mujer salio corriendo, como si el simple hecho de hablar con otra persona les aterrara enormemente. Guren encontraba esto muy misterioso y su bondad no le permitía simplemente salirse del lugar como si nada hubiera pasado, tenia que investigar a fondo ¿Pero como? Los gritos de auxilio de un niño la sacaron de sus pensamientos con gran rapidez, en algún lugar cercano un niño estaba siendo torturado por alguien ¿Quién estaría haciendo tal cosa atroz? Corrió de un lado a otro intentando guiarse con su oído para encontrar desde donde provenían los gritos, no logro ubicarse hasta que encontró un sonido entre tantos, sin duda alguna el sonido de “algo” o “alguien” cayendo al agua. Corrió hasta la costa y desde allí pudo divisar a dos personas vestidas con trajes negros riéndose de lo que estaban haciendo y un niño en el agua-que parecía no saber nadar—moviendo sus brazos y piernas desesperadamente para intentar salirse del agua. – Que bestias…- agrego Guren antes de comenzar a correr en dirección hacia la escena del “crimen”, mientras corría llego a oír lo que decía uno de los hombres vestidos de negro. – ¡Si logras salir del agua con vida aprenderás a no intentar robarnos, maldito mocoso! – grito antes de dar una nueva carcajada de las que dejaban sordo a cualquiera. Llego al lugar.

-Tratar así a un niño no es correcto. – recalco Guren antes de detenerse y sacar de su bolsillo dos kunais. Los hombres se giraron como sorprendidos de que alguien les estaba haciendo frente y mas aun, que se trataba de una mujer, comenzaron a reír. – Machistas creen que no serré capaz de derrotarlos. – ahora quien soltaba la carcajada era Guren que se dirigía corriendo los últimos metros que le quedaban para estar frente a frente contra los hombres, ellos intentaron atraparla y darle golpes pero cada uno de sus movimientos eran contrarrestados por Guren que parecía estar “bailando” mientras esquivaba sus ataques por la delicadeza de sus movimientos, sonrío al notar que había un hueco en la defensa de los dos y soltó a las dos kunais que tenia en sus manos para que estas impactaran contra el hombro de uno y el muslo derecho del otro. Al ver que iban a perder los hombres emprendieron la retirada, uno tomándose el brazo y el otro cogiendo debido a su pierna herida. No había tiempo que perder ya que el niño se estaba ahogando, concentro con facilidad algo de chakra en sus pies y se lanzo al agua para atrapar al muchacho, este aun no se había rendido e intentaba seguir con vida, entre brazadas sin sentido y patadas feroces Guren pudo sacarlo. – Tranquilo muchachito, esos chicos malos no te harán nada por un tiempo. – el muchacho le sonrío antes de desmayarse, estaba bien pero realmente estaba muy cansado. Definitivamente algo extraño había pasado en aquel lugar y el chico parecía ser la mejor fuente de información que ella podría obtener.


Última edición por Guren el Mar Feb 19, 2013 3:57 pm, editado 1 vez
avatar
Guren
Jounnin Élite
Jounnin Élite

Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 23/01/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perdida en la niebla

Mensaje por Guren el Dom Feb 17, 2013 12:38 pm

Pago al conserje del mejor hotel de la ciudad más cercana al puerto por “mejor” significaba que al menos aquel lugar parecía estar lo bastante limpio como para acostarse con seguridad sobre una de las sabanas sin tener la mala suerte de encontrar algún extraño insecto cuando te vas a dormir. Luego de pagar corrió en busca de su “equipaje” que no era otra cosa más que un montón de sabanas mal dobladas. – El viaje me agoto. – dijo Guren que solo quería parecer un turista mas entre tantos vagabundos, llego a su habitación y cerro con llave para luego desde el lado de adentro de la habitación hacer que el picaporte se cristalizara. – Eso evitara que alguien nos moleste. – le dijo a quien tenia entre las sabanas que no era otro que el niño desmayado. Después de todo no Daria la mejor de las impresiones cargando a un niño desmayado y en muy mal estado hasta la habitación de un hotel, tenía que disimular la situación con algo. Tomo agua caliente y comenzó a calentarla usando una precaria garrafa que había en el lugar, quería hacer un té. El té ya estaba listo y el muchacho aun dormía, así que sintió la necesidad de despertarlo, por lo cual lo comenzó a sacudir de un lado a otro suavemente, él se despertó y primero algo atontado comenzó a gritar desesperado. – Ayúdenme, no se nadar! – al parecer no recordaba gran cosa de aquel momento que había pasado y mucho menos que Guren le había ayudado, con la velocidad de un gran ninja la mano de Guren –cubierta por su guante- se dirigió al rostro del muchacho para poder callarlo tapándole la boca. – derrote a esos hombres, te soltare cuando prometas no gritar. – hablaba con el tono digno de ser llamado “un tono de madre” dejando cierta delicadeza en cada una de sus palabras, el chico asintió confundido y ella le soltó lentamente como aun dudando de que quisiera volver a gritar. No grito. No espero ni un segundo mas antes de extenderle ante él su mano con una taza de te caliente en ella, el muchacho la miro extrañado y tomo el té con algo de desconfianza al primer trago, al comprobar su exquisito sabor no tardo mucho en terminarlo. -¿Qué es esto? – pregunto el joven como sorprendido por la deliciosidad que acababa de degustar su paladar. – Un té. - contestó ella. – Te eh ayudado pero me gustaría hablar un poco contigo. – añadió y luego sonrío, el muchacho asintió con la cabeza.

-¿Y tus padres? – comenzó a interrogar Guren. – No tengo padres, fueron asesinados por Gatou según me contó mi abuelito, vivo con mi abuelito. – sonrío cuando añadió que vivía con su abuelo. – Pero… él ya es un anciano y yo debo pedirle la comida a la gente de los almacenes o hasta a veces llevármela sin permiso… Pero, pero no crea que soy un mal niño por eso. – la voz de inocencia del jovencito llegaba muy profundo en el corazón de Guren, él no sabia lo desalentador que seria su situación para cualquier niño de su edad. – La gente suele darme lo suficiente para comer yo y mi abuelito, pero esos malvados soldados de Gatou odian eso, y me dicen que soy un ladrón. – ya había escuchado nombrar a Gatou varias veces y no quería pasar por alto esta oportunidad para preguntar sobre él. – Este Gatou ¿Es un nombre muy malo verdad? – intentaba usar palabras simples, confundir a su fuente de información era un mala idea. Él asintió con la cabeza y luego comenzó a hablar. – Llego aquí hace poco y solo ah logrado que todos seamos pobres y flacos, la gente dice que es un mafioso asesino. – al parecer y sin quererlo el muchacho le estaba contando a Guren justo lo que ella quería oír, información sobre el problema que tenia esta gente, quien no parecía ser otro que este muchacho “Gatou”. – Esta bien muchas gracias por contarme sobre ti. – le sonrío. – Pero si estas mucho tiempo aquí conmigo tu abuelo se preocupara, pero antes de irte espera. – hice una pausa y saco de un bolso bastante dinero. – Úsalo como un niño bueno para comprar algo de comida para tu abuelo y para ti. – le sonrío y el chico se despidió y de seguro fue corriendo a comprar comida y a la casa de su abuelo, no podía quedárselo mucho tiempo, después de todo tenia mucho trabajo que hacer.
avatar
Guren
Jounnin Élite
Jounnin Élite

Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 23/01/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perdida en la niebla

Mensaje por Guren el Lun Feb 18, 2013 2:43 pm

Las abuelas y los sabios siempre dicen que antes de la acción, nada mejor que una buena comida y un buen descanso, a un cuerpo sano, mejores resultados. Guren estaba impaciente por lo que sabría que haría al otro día, había hecho unas averiguaciones varias por el pueblo y sabia que Gatou con todos sus ayudantes vivían dentro de aquel lujoso barco que había visto ese mismo día al ingresar a la aldea, ella no era alguien a quien le guste demasiado pelear, pero menos le gustaba la injusticia y que se aprovechen de las personas. Si tenia que correr sangre, así seria y si tendría que usar sus habilidades ninjas pues, así seria. El plan no era otro que hundirlos. Literal y metafóricamente. Hundiría su negocio oscuro en aquellas tierras y bueno por ende también ellos deberían de probar algo de lo salado que era la vida… en especial en el mismo mar.

La cena estaba compuesta de un platón de ramen entero, mucho cerdo, bastante arroz y condimentos típicos del lugar, comió en el “comedor” del lugar –era la misma que la recepción y el baño estaba muy cerca de tan pequeño que era el lugar- y luego de agradecer la comida subió arriba a su cama donde no hizo otra cosa que dedicarse a dormir toda la noche, al otro día la sangre se tiñería del rosado de su cristal y ella seria la encargada de pintarla, sabia lo que iba a hacer y tenia la conciencia limpia “Quien mal anda, mal acaba” dicen los sabios, Gatou y su grupo de ladrones acabarían mal.

…………………………………..---………………………………………

La misma figura femenina que el día anterior había anclado en aquel puerto, ahora se dirigía caminando lentamente hacia el gigantesco barco el cual debía destrozar, mientras caminaba el resto de las personas lo miraban con mala cara ¿Cómo una mujer se atrevería a acercarse tanto a aquel barco? ¿Acaso seria una mujerzuela que ellos habían comprado? Lo dudaban, los ropajes finos de la muchacha los sacaba de aquella idea pero no les sacaba en absoluto su curiosidad, sentía como si miles de miradas la siguieran esperando que su salvadora entrara en escena. Como si no fuera más que cualquier persona se acerco al barco custodiado por dos hombres con traje negro y corbata a rayas que ya la veían mirando mal desde la distancia, sacaron sus armas y amenazaron a la mujer mientras hablaban firmemente. – Vete de aquí mujer. – dijo uno de ellos, el de menor tamaño con el pelo color amarillo y unos pequeños ojos azules, ella no respondió nada tan solo sonrío para luego mostrar una de sus kunais lanzándola contra el suelo, posiblemente dando inicio a la guerra, a la batalla o porque no ¿A la misma masacre?

La piel de la joven comenzó a ser recubierta por algo fino y casi invisible excepto cuando la luz del sol rebotaba, un cristal de un tímido color rosa la había cubierto por completo y ante la señal de ataque de la muchacha los dos guardias se dirigieron rápidamente hacia ella con sus armas en alto, ambas armas chocaron directamente contra su armadura haciéndola nuevamente sonreír con ironía, movió sus manos como si pudiera controlar el viento mismo y aquello fuera un mortal ataque, pero en realidad lo que hacia era crear shuriken de cristal, un total de dos por guardia tan solo fueron necesarios para asesinarlos, la primera golpeaba en cualquier punto para distraerlo y la segunda iba directamente hacia su cuello, asesinándolo al instante. – Imagino que Gatou no estará feliz de recibirme, yo misma me abriré la puerta. – luego de decir eso toco parte de la estructura del barco cristalizándolo con gran velocidad, segundos luego un área de 2 metros alrededor de donde su mano se había cristalizado y con un simple movimiento de su puño como “aprentándolo” fue mas que suficiente para que esa zona del barco se rompiera por completo. Ahora tenia una entrada tanto para ella, como para el agua que comenzaba a hundir el barco.

-Gatou, eh venido a pedirte amablemente que salgas del pueblo, pero como se como se manejan los de tu tipo eh cambiado lo de “amablemente” por destructivamente, enserio espero que no te moleste. – hablaba mientras usaba una de sus manos contra su boca, tal como si esta le funcionara de audífono, río ante su propio comentario y observo a los sirvientes de la maldad correr en busca de su cabeza con katanas y palos, algunos solo con sus manos, río al compararlos con aves carroñeras en busca de una misma presa, una presa que parece indefensa. Comenzó “la danza” de la batalla, o mas bien de la masacre las personas llegaban al lado de Guren y tan solo se veía una mancha roja luego de dejar gentilmente su lugar a otra persona, Guren se movía como si estuviera bailando esquivando espadazos y palazos con una seguridad y hermosura digna de cualquier mujer, el aire a su alrededor se cristalizaba en forma punzante para clavarse y luego se volvía a convertir en aire, no se veía demasiado, apenas se podía notar como ella tenia la delantera. Dejo inmovilizado a más de 50 hombres y luego decidió que era hora de seguir, no estaba para andar golpeando a peones, ella iría directamente contra el rey. Di un salto y comenzó a moverse usando como camino las cabezas de los hombres que la quería atrapar y cuando se le acabaron las cabezas cristalizo ella misma su camino.

Llego al lugar mas grande del barco, el desorden en el mismo se debía a que el barco se estaba hundiendo y se dio cuenta rápidamente que era una sala de reuniones por al gigantesca mesas y todas las sillas que lo acompañaban, pudo observar a los lejos –como 10 metros- a un hombrecito gordito vestido de diferente manera que el resto de las personas, este no usaba un traje negro sino uno color rojo sangre y tenia una corbata azul, usaba unos lentes de sol color negro y unos zapatos de baile, realmente no era el mejor para vestirse a los ojos de Guren. movió su mano en dirección hacia atrás como si estuviera “cargando un ataque” comenzó a mover su brazo como si en realidad una lanza estuviera en sus manos, apuntaba directamente a Gatou. ¿Y la lanza? Esta se cristalizo en “el camino” y al llegar a Gatou ya se podía observar la formación entera, una lanza de unos dos metros de largo había atravesado el traje de Gatou, no su piel, ni su carne, sino solo su traje para que este no se pudiera mover. Una vez la lanza lo inmovilizo los ojos de sus guardias que se habían distraído por tan solo un momento se pararon en seco, como si estuviera muertos, de hechos lo estaba unas shuriken de cristal los había atravesado. – Gatou ¿Verdad?, hiciste mal en molestar a esta gente y sabias que la justicia algún día cruzaría el mar para llegar en donde estabas… ¿Sabes porque la justicia tiene nombre de mujer? – se le acerco lo mas que pudo sacándole los lentes y mirándolos directamente a los ojos. – Mejor no te lo digo, disfruta de tu enorme barco que compraste asesinando gente… si es que sabes respirar bajo el agua. – sonrío ante lo que decía y creo un bloque de cristal gigantesco que mando contra el techo para que este de destruyera, y luego uso su agilidad para salir del barco antes de que el mismo se terminara de hundir, el trabajo estaba terminado.

Jutsus usados:

Jutsu de cristalizacion
El usuario obtiene la habilidad de cristalizar cualquier particular, incluso la del propio aire para poder crear objetos a su gusto, aunque tiene ciertas limitaciones que dependen del rango del usuario, en todos los rangos la dureza del cristal es la misma, pues aguanta un jutsu elemental del mismo rango del usuario y en caso de ser golpe taijutsu soporta dos del mismo rango del usuario, en lo que varia es en la habilidad y el tamaño de las creaciones.

-En gennin no mas de 5 objetos mayores a un metro.
-En chunnin no mas de7 objetos mayores a dos metros
-En jounnin no mas de 10 objetos mayores a tres metros
-En Jounnin de E no mas de 13 objetos mayores a cuatro metros

Elemento Cristal: Danza Salvaje de Shurikens Hexagonales (結晶・六角手裏剣・乱舞 Kesshō: Rokkaku Shuriken: Ranbu)
Es un jutsu que consiste en arrojar una gran cantidad de shurikens de cristal a su oponente. Estas son controlados por el usuario. Maximo 20 shuriken y aumentan de 10 por rango

avatar
Guren
Jounnin Élite
Jounnin Élite

Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 23/01/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perdida en la niebla

Mensaje por Guren el Mar Feb 19, 2013 3:56 pm

Salio del barco y se detuvo justo delante de donde estaba anclado el barco contemplando como se hundía con gran velocidad, como contenta por su sádico trabajo que había realizado choco sus dos manos intentando limpiarse la suciedad que pudiera haber quedado en ellos, luego de aquello se dio media vuelta para dirigirse hacia el hotel en el que había dormido la noche anterior, pero como se lo imaginaba; Las cosas habían cambiado. Al girar observo cientos de personas reunidas alrededor del muelle con cara de muchísima sorpresa, no era su primera intención pero había logrado realizar un gran escándalo allí en el muelle, nadie hablaba ni nadie pestañaba como si esperaran a que ella dijera algo, un silencio con aspecto fúnebre se llevo a todos como hipnotizados, al menos por unos tres minutos. Un niño, el niño que ella había salvado comenzó a aplaudir, al principio el solo aplaudía, pero con lentitud se le fue sumando su abuelo, luego el de al lado y así, poco a poco comenzaron todos a aplaudirla intentando agradecerla por su trabajo, ella no entendía demasiado aun lo que sucedía, después de todo además de haber sacado a los malos había destrozado gran parte de su puerto.

Giro su cabeza y levanto la mano como negando y queriendo que detuvieran aquel aplauso, no quería ser aplaudida, solo había hecho lo correcto. – Mi nombre es Guren y… ellos eran molestos mafiosos, alguien debía encargarse de ellos. – al decir “ellos” había usado una de sus manos para apuntar donde debería estar el barco que acababa de destrozar. – Aunque mi verdadera intención era hablar con el “jefe” del lugar para poder hablar sobre negocios y… - se detuvo, al parecer al nombrar la palabra “jefe” bajo los ánimos de todos, no entendía porque. – Nuestro antiguo jefe… fue torturado delante del pueblo por Gatou en un intento de demostrar su superioridad sobre nosotros. – una vez masculina mezclada con un sollozo fue el que hablo, ella sabia que debía intentar calmar las aguas del lugar. – Lo lamento, no tenia idea de aquello. Son una gran ciudad como para simplemente llorar la muerte de un líder o dejarse llevar por unos mafiosos. Yo había venido aquí buscando un lugar donde asentarme, me habían dicho que los hombres más fuertes y trabajadores venían desde estas tierras. Me habían informado de que las mujeres de aquí eran realmente inteligente ¿Acaso me estaban mintiendo? Son una gran nación y con el líder correcto llegaran muy lejos, tienen la niebla natural que los cubre como protección de la misma naturaleza y rutas comerciales marítimas por las cuales cualquier otro lugar pagaría mucho para obtener, no desperdicien lo que son de esa manera… - era un discurso improvisado, la verdad que tenia un poco de mentira en él pero eso era necesario para levantar la moral a aquellos hombres y mujeres que tenían la voluntad doblegada, debido al discurso algunas sonrisas comenzaron a dibujarse en su rostro.

El muchacho que ella había salvado le tiro de la ropa a su abuelo para que este lo escuchara y a su oído le dio una muy buena idea. Comenzaron molestos susurros entre la multitud, de los cuales ella no entendía nada, hasta que de un momento a otro un hombre joven de cabello castaño y ojos verdes salio de entre la multitud con las dos manos levantadas. – Usted extranjera ah ayudado a nuestro pueblo la invitamos cordialmente a quedarse con nosotros trabajando para formar una gran nación, escondidos entre la niebla seremos una de las mejores naciones del mundo! – al nombrarse a ellos mismos la multitud enloqueció y comenzó a gritar como en coro “Gran nación” “Gran nación” se los veía entusiasmado, al parecer Guren tendría trabajo por delante. – Pues… como vean no tengo gran problema en ayudarlos a construir una nación entre la niebla… a construir Kirigakure no Sato. – no tenia idea de cuanto trabajo le quedaba por delante, pero sabia que podía realizarlo, en aquel simple acto de justicia había ganado la confianza de todos y no la desperdiciaría, al contrario tomaría esa confianza para hacer una cadena irrompible de buenas acciones y construir forjada con la confianza la mejor de las naciones.
avatar
Guren
Jounnin Élite
Jounnin Élite

Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 23/01/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perdida en la niebla

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.